Menu

Gambas hervidas en agua de algas

27 - 04 - 2018

Llega el verano y nuestros hábitos nos llevan a las terrazas. Los noticiarios televisivos las muestran prioritariamente cerca de la playa, con imágenes de un ambiente distendido con personas que proyectan una despreocupación que podría acercarse a la felicidad y unas mesas en las que vasos de cerveza y platos de gambas consiguen que nuestro pensamiento nos diga ¡cuánto me gustaría estar ahí!.

Esta bucólica imagen veraniega es representativa del crecimiento de un 30% del consumo de gambas cuando el calor aprieta, para que visualicemos en esos chiringuitos playeros, platos repletos de peladuras de gambas y vasos de cerveza vacíos. Ya publiqué un artículo en el que destacaba su excelencia, pero en esta ocasión, me centro en curiosidades de uno de los mariscos más demandados y apreciados en todo el mundo, esperando no ”meter la gamba”, aunque este marisco no tenga la culpa de nada.

Curiosidades como la noticia publicada hace unos años en el diario británico The Sunday Times, en la que ponía de relieve que la globalización y el abaratamiento de costes de producción, propiciaba el absurdo viaje de unas gambas pescadas en Escocia, transportadas a China para ser peladas y enviadas de vuelta al reino Unido para rebozarlas y comercializarlas.

Afortunadamente, en España se supone que las gambas no recorrerán miles de quilómetros para llegar a nuestra mesa y que su captura será de la excelente gamba roja mediterránea o de la blanca mayoritariamente procedente de Huelva, aunque por su calidad, también encontramos de Turquía y Grecia. No debemos descartar, espero que no suceda, que en el futuro ocurran cosas como la de los langostinos de piscifactorías de Ecuador y que son los que más se venden en el mercado nacional, o que menos del 10% del pulpo que comemos procede de Galicia.

Podría continuar aportando más curiosidades, pero como supongo que vuestras papilas gustativas ya están en marcha, será mejor que tengan la recompensa que se merecen, picando unas cuantas gambas y el acompañamiento que más os apetezca.

Elaboración:
24 unidades de gamba roja
3l de agua mineral
100gr de algas frescas

Ponemos el agua a hervir.

Añadimos las algas frescas y dejamos que arranque el hervor otra vez. Añadimos las gambas y hervimos levemente. Refrescamos rápidamente en agua y hielo.

Retiramos y emplatamos en una bandeja de hielo y algas frescas.

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − tres =