Menu

Ségolène Royal y su opinión de dejar de consumir la Nutella para salvar el planeta

19 - 06 - 2015

La globalización conlleva un virus que se contagia entre los políticos, creando líos donde no los hay y dejando todo tipo de perlas en las declaraciones que realizan importantes representantes mundiales a los medios de comunicación. En nuestro país tenemos una larguísima lista de nefastas afirmaciones, que por exceso y vergüenza ya no podemos recordar en su totalidad. Las de aquí, las dejo al anecdotario de cada uno de vosotros, pero vale la pena destacar la que protagonizó el 16 de junio la ministra francesa de ecología Ségolène Royal, cuando en un tramo de la entrevista que le realizaban en el Canal Plus de Francia, declaró que «hay que dejar de consumir Nutella, porque el aceite de palma ha sustituido a los árboles y eso ha producido daños considerables». Esta afirmación se produjo en una conversación en la hablaba de la próxima cumbre del clima que se celebrará en París en el próximo mes de diciembre y de la causa por la que algunos países están favoreciendo el calentamiento global por la desforestación masiva.

El argumento que aportó se basa en que esta marca italiana de crema de avellanas utiliza como ingrediente básico el aceite de palma, y para su elaboración se destruyen muchos árboles que provocan daños irreparables a la desforestación del planeta. La respuesta desde twitter del ministro de medioambiente italiano, Gian Luca Galletti, fue rápida y contundente, primero indicando a Ségolène Royal que dejara en paz a los productos italianos, añadiendo que tenía previsto cenar saboreando pan y Nutella.

El renuncio y marcha atrás de la ministra francesa también lo realizó a través de su cuenta de twitter, pidiendo disculpas por este polémica, reconociendo que la marca ha realizado adecuados progresos utilizando aceite de palma procedente de fuentes sostenibles con su correspondiente certificación.

Destacar que el fabricante que produce el aceite para la Nutella, tiene bases operativas en Malasia y Papúa Nueva Guinea y asegura estar acreditado con el certificado de sostenibilidad, afirmación negada por organizaciones ecologistas que mantienen que el 90% de la deforestación de Malasia, está provocada por el boom de la producción de aceite de palma a gran escala que tiene serias repercusiones en los bosques tropicales.

Por parte del fabricante de la Nutella, el grupo italiano Ferrero, su posicionamiento ha sido mostrarse sensibilizado por los problemas medioambientales, garantizando que el origen del aceite de palma que utilizan, proviene de plantaciones que respetan el medioambiente y a las poblaciones.

Ségolène Royal, sin dejar de tener gran parte de razón en esta cuestión y mucha sensibilidad por las cuestiones de medioambiente que le toca defender desde su cartera ministerial, debería haber tomado una dosis de anticuerpos para el virus que ataca a los políticos, poniendo el foco también en otros fabricantes y marcas que utilizan el aceite de palma o en otras explotaciones que causan graves daños medioambientales.

Jose Rabadán

Diapositiva 1

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + 5 =